Cuadernos de otros cursos

9.09.2009

La imagen de mi frontera



Un carro varado bajo un cielo azul claro que me recordó a tantas personas que llegan a mi ciudad con la ilusión de ingresar al vecino país y jamás lo logran; lleno hasta el tope, haciendo alusión a la cantidad de habitantes con que hoy cuenta nuestra hermosa Tijuana. Un cerco de lámina que me parece inhumano, pues cuantas personas no han de seguir muriendo en su afán por lograr el tan anhelado sueño americano; sin embargo, aún consientes de los peligros, nuestros paisanos siguen cruzando, muriendo de sed, deshidratados y cansados, asesinados por crueles personas sin mayor sentido de hermandad. La imagen me ha recordado con sus flores, la diversidad cultural que con el tiempo ha llegado a la ciudad, dándole o probablemente restándole identidad a nuestras tradiciones, pero de alguna forma, la migración a traído nuevas costumbres que han sido adoptadas por los de aquí nativos. Tierra, el elemento que para mi significa mucho, la imagen que quizá sea la que primeramente llega a mi mente cuando de descripción de imágenes de frontera se refiere, probablemente sea porque me remoto a imágenes de antaño, fotografías valiosas que considero de gran contenido. Finalmente, al fondo se puede apreciar a nuestra vecina ciudad fronteriza, pretendiendo tal vez mostrarnos que aún con barreras, los sueños nos son imposibles y que para muchos, el sueño americano será algo real aún cuando eso signifique dejar a tras a un hermoso país que siempre esperara junto con los suyos su regreso.
Arredondo Noriega Mónica Virginia
Frontera Norte
531
9 de septiembre de 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada